pequeñas obsesiones vol.I

31 julio 2011

Hay gente que vive "obsesionada" (y lo pongo entre comillas porque no quiero referirme a l@s que llegan a un nivel enfermizo) con tener un coche de esta o aquella marca, ropa y zapatos de firma o grandes diseñadores, bolsos, etc. Dicen que para gustos los colores y como cada uno es como es,aunque no sea ninguna de las anteriores, yo también tengo "mis pequeñas obsesiones". 

En un principio había pensado empezar hoy con los post memories desde Roma, que voy a ir alternando con los de NY pero, entre que estoy organizando el siguiente viaje (por tanto tendré otro más del que hablar) y que todavía no tengo todas las fotos, he decidido hacer este que, además, de alguna forma también tiene relación con Roma (al final eso de que todos los caminos conducen a Roma va a ser cierto) así que voy a empezar por ahí.

El día que fuimos a visitar el Castel de Sant'Angelo (en el que por cierto gracias a ser estudiantes de arquitectura entramos gratis como en todos los sitios oficiales de Roma) fuimos siguiendo las flechitas que te van señalando el camino y, al poco de subir, se entra a un pequeño museo. Pues bien, en vez de empezar a ver cualquiera de los cuadros, al entrar vi la silla del guardia de seguridad y...me fui directa hacia ella. Si, una de mis "pequeñas obsesiones" es una SILLA, mi silla favorita (que conste que no es la única, hay más, pero eso tocará otro día).


Mi silla favorita no es otra que la silla Louis Ghost, diseñada por Philippe Starck en el año 2000 para la firma italiana Kartell. Tal fue el éxito que en años posteriores diseñó un modelo sin brazos conocido como Victoria Ghost y uno más pequeño para niños, Lou Lou Ghost. Personalmente lo que más me gusta es el contraste de la silla en si ya que tiene una forma barroca que se opone totalmente al material del que está fabricada, policarbonato. Además las veo perfectas para tantos espacios...y por cierto las hay de distintos colores y personalizadas también si se quiere (aunque si la normal ya cuesta las personalizadas no quiero ni pensarlo...)




¿No es bonita? :)



memories desde...EEUU/NY_día 1

04 julio 2011


Aunque el día anterior, según el reloj español y para nuestro cuerpo, nos habíamos acostado bastante tarde, el famoso jet-lag hizo su efecto y a las cinco y media de la mañana (estadounidense) ya estábamos todos dando vueltas en la cama o mirando el techo, así que nos fuimos duchando y preparando un buen desayuno para empezar bien con la “dieta americana”: tortitas, muffin’s, oreos y frappuchinos envasados del Starbucks (quiero esto YA en España!).


                                  

Una vez que desayunamos y estábamos todos listos nos fuimos a coger el metro en dirección hacia Times Square, ya que habíamos decidido visitar la parte del Midtwon, en concreto el Midtown West.
En Queens, que es donde teníamos el apartamento, el metro no va bajo tierra, sino que las vías están elevadas por encima de la carretera y hasta que no cruza a Manhattan no se mete por debajo. Gracias a esto tengo grabado como una fotografía el skyline de Manhattan, incluso ahora, casi un año después recuerdo perfectamente el momento en que empecé a ver los rascacielos por la ventanilla pero sigo siendo incapaz de describirla con palabras.
Una vez que llegamos a Times Square y salimos del metro, fue otro de los momentos que todavía no sé muy bien cómo explicar. Llegas, sales del metro, que la verdad está bastante sucio y hace mucho calor, y cuando estás subiendo las escaleras ya notas que hay mucho movimiento pero, es que sales y te da la impresión de que estas en medio de una película: gente, taxis amarillos y anuncios por todos lados. Y eso por no hablar de los altísimos edificios, tanto que necesitas despegarte de ellos y aun así echar la cabeza hacia atrás para poder verlos completamente. Creo que por mucho que intente explicarse es algo que necesitas verlo para darte cuenta de lo que estoy diciendo.




Después de estos primeros momentos mirando hacia todos lados, fuimos al Times Square Information Centre  para coger algún mapa y también una libreta con descuentos para diferentes cosas en la ciudad, aunque la verdad ahora no recuerdo si llegamos a utilizarla o no. Allí mismo, en el Times Sq. Information Centre, está la bola que utilizan en fin de año para marcar el cambio de año y también hay una pared de “hopes & dreams”, donde puedes escribir un deseo o un sueño en un trozo de papel, pincharlo ahí y será utilizado como confeti en la celebración de fin de año.





Después de estas primeras fotos, volvimos a la calle pero todavía no pudimos irnos de Times Square. Estuvimos un rato en las escaleras de TKTS haciendo fotos y observando la ciudad.



Después cogimos por la calle 47th desde la 7ª hasta la 6ª avenida, paseando por lo que se conoce como Diamond Distric (de su web: The Diamond District is the world's largest shopping district for all sizes and shapes of diamonds and fine jewelry at tremendous prices and value)  y desde luego el nombre no podía estar mejor puesto, ¡qué cantidad de diamantes!

Subimos por la 6ª avenida para llegar al Rockefeller Center. Estuvimos viendo la Rockefeller Plaza, entramos en la tienda Lego, donde hay una reproducción del conjunto de edificios e incluso de la estatua! Y buscamos la plaquita del suelo que marca el sitio donde ponen el árbol de Navidad pero tuvimos la mala suerte de que había un bar instalado encima.


Como el día estaba bueno decidimos aprovechar para subir al Top of the Rock, decidimos subir a este y no al Empire porque según habíamos leído las vistas son mejores y además asi podíamos ver el propio Empire desde arriba :) Al llegar arriba, asomarte y ver toda la ciudad por debajo de ti…es increíble, pero para mi personalmente todavía fue más impresionante cuando fuimos hacia el otro lado del edificio (salimos mirando hacia la parte baja de Manhattan) y vi Central Park, es realmente enorme.






Estuvimos un buen rato allí arriba disfrutando de las vistas y cuando bajamos entre el calor que hacía, que ya habían pasado unas horas desde que habíamos desayunado y el cambio de horarios, decidimos hacer una parada para tomar algo fresquito, que terminaron siendo unos batidos helados del Ben&Jerry’s enormes!



Tras este pequeño descanso fuimos hasta el cruce de la calle 55th con la 6ª avenida para ver la estatua Love.  Seguimos andando por la 55th hasta que llegamos a Broadway, por donde bajamos en dirección de nuevo hacia Times Square. Esta vez en Times Square entramos en lo sitios, primero en la tienda de m&m’s, en el enorme toys’re us, sephora y alguna más. Aquí empezaron las primeras compras: primero pantalones en O.M.G, luego unas cuantas cosas en Sephora y unos marcos de M&M’S.






Después de las primeras compras, cogimos por la calle 42nd hasta la 8ª avenida para pasear un poco por el distrito de los teatros y además ver el edificio del New York Times. Volvimos para la 7ª para ver los que se conoce como el “Fashion Walk of Fame” y ver la escultura de Claes Odenburg que no es otra cosa que un botón con una aguja gigantes.


Seguimos bajando entre la 7ª y la 8ª y llegamos hasta la calle 31st para ir a la oficina central de Correos (mi hermana colecciona sellos) y ya de paso vimos el Madison Square Garden y una  vista del Empire a través de una de las calles.


Después volvimos unas calles hacia arriba para ir  a unos de los grandes almacenes más famosos de NY: Macy’s. Al entrar lo primero que hicimos fue ir con nuestros pasarportes a que nos dieran la tarjera del 10% de descuento para turistas, pero como no servía para cosméticos (que es lo único que compramos) al final no la usamos.
Cuando salimos de Macy’s realmente no era la hora de cenar todavía pero entre que no habíamos comido al medio día nada decente y que el jet lag todavía estaba algo presente decidimos que cenábamos tempranito y ya nos volvíamos después para el apartamento. Volvimos una vez más a Times Square y cenamos en restaurante Bubba Gump, que es famoso por las gambas y por estar ambientado en la película Forest Gump.





roma

01 julio 2011

Aunque como ya dije ayer no tengo intención de publicar más de un post al día, hoy voy a hacer otra excepción y es que hoy la cosa va de viaje ;)


Si en el post de antes (y en los futuros de memories desde...) contaba mi experiencia del primer día en mi viaje a EEUU intentando dar consejos/recomendaciones a cualquier persona que vaya a viajar a NY, ahora soy yo la que pide ayuda.



Si, Roma. En menos de 15 días (todavía no me lo creo) estaré en la ciudad que aun sin haber estado todavia, se que es un delito y más estudiando arquitectura, ya me tiene enamorada. Aunque ya tenemos cosas más o menos pensadas, acepto cualquier consejo sobre sitios, restaurantes, tiendas... interesantes y que no debamos perdernos.
Podeís comentarlo directamente aquí o mandármelo por email a isaggbrownie@gmail.com

Muchas gracias!:)

memories desde...EEUU/NY_día 0

Hoy vuelvo a introducir algo nuevo en el blog. Bueno no es totalmente nuevo porque la etiqueta VIAJES ya la tenía, pero creo que nunca había hablado de uno de mis viajes con tanto detalle y ya que tengo mis cuadernos de viaje, ¿por qué no tenerlos también aquí en el blog? Además, creo que cuando estas organizando un viaje a cualquier  sitio, una de las cosas que más te ayuda para aclarar tus ideas es saber la experiencia real de otras personas que ya han estado allí (a veces incluso más que las propias guías...). Así que esa es otra buena razón para empezar con los post "memories desde..."


Y para empezar con estos post, aunque ya publiqué algunas fotos aquí, aquí y aquí, creo que después de casi un año va siendo hora que termine (o más bien empiece) a contar mi viaje a EEUU :)


Por si alguien quiere leer el post de antes de nuestro viaje está aquí(clic)




Aunque parecía increíble por fin el contador llegó a 0, por fin llegó el día en que ponemos rumbo a New York City! :)
Para llegar hasta NY, evidentemente desde Sevilla no hay vuelos directos por lo que antes tenemos que hacer escala en Madrid. En un principio nos habíamos planteado la opción de ir en AVE pero al final decidimos ir directamente desde aquí en avión y así evitábamos líos de tener que llegar al aeropuerto con todas las maletas y demás.
Martes 4 de agosto, aproximadamente seis y media de la mañana, todo la casa en planta para vestirnos, hacer las camas y para el aeropuerto! Mira que duermo, y bastante, pero hasta mi subconsciente era consciente de a dónde nos íbamos, así que al primer momento estaba fuera de la cama… El vuelo para Madrid salía  a las diez y media de la mañana y aunque ya teníamos las tarjetas de embarque desde el día anterior (volamos con Iberia) todavía teníamos que facturar las maletas así que estamos allí las 2 horas previas necesarias. Evidentemente a la ida no hay ningún problema con el peso de las maletas porque van medio vacías así que por ahí pasamos rápido. Decidimos pasar el control del aeropuerto para desayunar en la zona de dentro. Aparentemente pasamos todos sin problemas pero, cuando mi hermana va a recoger su bolso de la cinta le dice que se espere que ha visto algo raro…ya empezamos y todavía no hemos salido ni de Sevilla. Al final resulta que llevaba una caja de pilas y por la posición y tamaño parecía munición para un arma así que claro tenía que comprobarlo. Con la primera anécdota  del viaje y aun estando en “casa” desayunamos en la cafetería y después nos vamos para la puerta de embarque.
El vuelo a Madrid sale sin retrasos así que a las 11 y media más o menos estamos entrando en la t4. Nunca había estado en esta terminal, de hecho es que nunca había venido a Madrid en avión ni había hecho escala aquí pero vamos, ya quisiera un aeropuerto así para Sevilla! El vuelo para NY no sale hasta las cinco de la tarde y además es desde la terminal t4s, así que tenemos tiempo para andar por la t4 y coger el tren automático para ir a la satélite tranquilamente.  Una vez en la satélite nos vamos a comer a un sitio de comida rápida aunque no comemos rápido precisamente ya que nos sobra mucho tiempo… Después de un rato decidimos irnos para las puertas “U” para pasar el control especial para vuelos a los estados unidos lo más pronto posible para evitar colas ya que a la vez casi que el nuestro salían otros dos aviones, uno para Miami y otro para Washington (creo). Al final tanto aviso para el control y resulta que solo es volverte a mirar el pasaporte, ni preguntas ni nada!


El vuelo sale en hora y al poco tiempo de despegar me quedo dormida (ya dije que dormía bastante…). Al final me desperté al poco rato y justo después empezaron a repartir comida, y digo comida en general porque la comida del medio día ya la habíamos hecho y no era la hora de cenar así que eso era comer por comer… Al final la comida no está tan mala como yo me pensaba, pasta o pollo (elegimos dos y dos), una ensalada pequeña, pan con mantequilla y un pastelito. 




Después de recoger las bandejas de la comida ponen la película (Querido John) pero tengo la “suerte” de que a la zona donde estoy del avión no se sabe porque pero no le funcionan los canales de audio de la película así que me quedé sin verla, y lo de “suerte” era ironía porque quería y quiero ver esa película, que a día de hoy todavía no lo he conseguido. En fin, en vez de eso jugamos unas partidas al 1, que menos mal que nos lo habíamos llevado. Al rato de terminar la película reparten la merienda: una caja con un bocadillo de jamón de york y queso, una magdalena, un bote pequeño con fruta en trozos y una chocolatina. La hora a la que repartieron la merienda no me acuerdo muy bien pero después ya no quedó mucho tiempo hasta que se encendió la luz de los cinturones de seguridad, y esta vez sí era porque íbamos a llegar que antes había habido turbulencias. 


Estuvimos un rato parados en la pista esperando un finger libre para poder salir. Como estábamos en la parte de atrás del avión y lo desembarcaron por en medio tardamos un poco en poder salir así que nos tocó hacer algo de cola en inmigración. Llegamos al policía, típicas preguntas, paso yo, me sella el pasaporte, pasa Blanca, también se lo sella, llega el turno de mi madre y…”lo siento pero tiene un nombre común, el suyo se lo tienen que sellar dentro”. A mi padre si le quisieron sellar así que los cuatro nos vamos con mi madre al famoso “cuartito”, que la verdad era más grande de lo que yo me pensaba. Allí una vez que le dice que ya ha estado 2 veces en los EEUU no tiene ningún problema en ponerle el sellito. Salimos y cogimos las maletas, que ya eran de las pocas que quedaban dando vueltas en la cinta. Salimos y vamos directos a coger un taxi (de los amarillos aunque varios nos ofrecen otros por el camino) para que nos lleve desde el JFK hasta Queens (parte de Astoria) que es donde tenemos alquilado el apartamento.
Llegamos y soltamos las maletas. Con la diferencia horaria siguiendo mi reloj del móvil (que estaba por España y no lo cambié en todo el viaje para seguir teniendo referencias) y para mi cuerpo era bastante tarde pero claro eran 6 horas más. Mientras el resto de la familia fue a un supermercado que había cerca del apartamento para comprar para el desayuno del día siguiente, yo me quedé en casa deshaciendo mi maleta y luego (aunque sabía que no era lo mejor para acostumbrarse al horario) me fui a dormir hasta el día siguiente, o al menos eso pretendía...

Y hasta aquí el primer día de mi viaje a EEUU del verano pasado, otro día seguiré :)